Historia y misión de AIL

Chris Haworth

AIL Madrid: carta de nuestro director

¡Bienvenido a AIL Madrid!

Me llamo Chris Haworth y soy el fundador y director de la Academia Internacional de Lenguas Madrid, más conocida entre nuestros alumnos como AIL Madrid. Quiero contarte un poco más acerca de nuestra academia, su historia, la calidad de nuestros servicios y sobre todo el motivo por el cual hay tantos estudiantes que eligen AIL Madrid como escuela de idiomas.

Chris Haworth

Director de AIL Madrid

Nuestros comienzos

Aunque AIL Madrid inició su aventura hace ya diez años en la minúscula sala de estar en mi piso del centro de Madrid, el principio de esta historia empieza mucho antes, con mi llegada a Madrid en el año 2000. Mi experiencia inicial en Madrid fue embriagadora. El idioma, la vida nocturna, la vitalidad de la gente y la historia de la propia ciudad hizo que me enamorase inmediatamente de Madrid. Y que me estremecía cada vez que tenía la oportunidad de presentar mi nuevo hogar a mis visitas y amigos. En ese momento supe que Madrid ocuparía gran parte de la historia de mi vida. Después de tres años en la ciudad, durante los cuales logré utilizar casi perfectamente el español (aunque mi acento británico me acompañará toda la vida), sentí el impulso de aprender algo nuevo y, aprovechando unas vacaciones, fui a Francia para hacer un curso intensivo y corto de francés. Mientras estaba allí, conocí al director de una escuela de idiomas en Montpellier que me dio una primera visión general de lo que era una academia, desde el punto de vista de la docencia y la dirección. En ese momento, se plantó una semillita en mi mente y poco a poco empezó a echar raíces. ¿Era eso lo que quería hacer? Me encantaba aprender idiomas, me encantaban los profesores expertos y entusiastas y sabía lo que suponía captar estudiantes. Entonces, ¿por qué no crear mi propia academia?

 

Y así fue, años después, nacía AIL Madrid. Con la ayuda de mi amiga de la universidad, Brishet, y de Dori, que sería directora de estudios poco después. Todos realizamos una gran labor y esfuerzo en la creación de una escuela diferente, y todo ellos desde nuestros distintos y anticuados pisos de Madrid. Al poco tiempo, creamos una página web, alquilamos un espacio y entrevistamos a profesores, para comenzar a trabajar con nosotros. Desde el principio supe que quería profesores entregados y nativos. Personas que hubieran estudiado para ser lingüistas o educadores, y a quienes entusiasmara el idioma. Que se preocuparan por los estudiantes y que entendieran la cultura española y disfrutasen debatiendo sobre ella. También nos preocupaba mucho la calidad de nuestros servicios y a lo largo de los años, hemos logrado con orgullo las acreditaciones internacionales más importantes, logrando ser uno de los principales nombres dentro de las escuelas de idiomas.

En verano de 2006 conocimos a nuestra primera estudiante, Stephanie. Ella era de Nuremburg, Alemania, e ilustra con su ejemplo la relación academia/estudiante que encuentras en AIL Madrid. Stephanie era una chica de 26 años, amable y cariñosa, con verdadera determinación de aprender español con rapidez. Estudió con nosotros tres meses y pasó a formar parte de nuestra pequeña familia. Poco después, cuando terminó su curso, la contraté para trabajar en la oficina de administración y seguimos siendo amigos y compañeros de trabajo desde entonces. ¿Quieres conocer más sobre nuestra familia?

Comunidad

Cuando comenzamos, mi sueño era que AIL se convirtiera en un hogar fuera de casa para todos los estudiantes. Con un ambiente excepcional basado en descubrimientos, positivismo, y lo más importante, aprender de la forma más amena y divertida posible. Creo que el aprendizaje debe tener un lugar también fuera de las clases. Tu experiencia con AIL empieza en nuestras clases, pero se extiende mucho más allá, a las actividades extraescolares, los viajes de fin de semana, tu alojamiento y tu vivencia general en la ciudad de Madrid. En nuestra escuela también puedes encontrar actividades culturales y excursiones de fin de semana. Hace unos años, empezamos la tradición de la "Noche de Copas", en la que tanto los estudiantes, como el personal de AIL se reúnen los viernes por la noche para charlar y tomar algo.

Aunque con los años hubiera sido sencillo perder este sentimiento de familia, conforme crecíamos y fuimos creando más escuelas; hoy estoy orgulloso de decir que todos los estudiantes, nuevos o antiguos, que cruzan nuestra puerta perciben inmediatamente el sentimiento de comunidad y familia que somos en AIL Madrid.

 

Tanto si vas a estar con nosotros una semana como si es un año, yo mismo, tu profesor o un miembro de nuestro equipo de Atención al estudiante sabrá tu nombre según llegues. Te saludará y te invitará a formar parte de nuestra familia. Te ofrecemos además un apoyo continuo y estamos totalmente implicados en que aprendas español de la mejor forma, uniendo profesionalidad, entretenimiento y educación cultural. ¿Estás preparado para comenzar tu aventura?

Tamaño y situación

Estamos ubicados en la comúnmente llamada “Milla de Oro madrileña”, en el conocido Barrio de Salamanca, uno de los más populares de la ciudad de Madrid. Ofrecemos las mejores instalaciones del sector. Siguiendo nuestra tradición de comunidad nuestras aulas son pequeñas e íntimas, consiguiendo como resultado facilitar un fuerte vínculo entre profesor y estudiante.

Mi experiencia personal

Conozco de primera mano el sentimiento de llegar a un nuevo país. Esas mariposas en el estómago al aprender un nuevo idioma en una nueva ciudad. Por este motivo, he creado una escuela que espera hacer todo lo posible para que tu experiencia y transición en Madrid te resulte lo más agradable y enriquecedora posible. Como academia, tenemos inclinación internacional y somos flexibles con nuestros estudiantes. Uno de mis principales objetivos es asegurarme de que haya un curso que encaje con tu nivel y satisfaga tus necesidades perfectamente, además de proporcionarte una vida plena y feliz aquí en Madrid. Mi mayor anhelo para AIL Madrid es que podamos compartir contigo mis sentimientos y experiencias vividas al llegar a Madrid. Enamorarse de la ciudad, el orgullo de aprender un nuevo idioma en una nueva ciudad y la alegría que emana de conocer y comprender la cultura española.

Un sueño, mi historia y nuestra familia.

¡Bienvenido a AIL Madrid!